PROGRAMA DE

RECICLADO

16 de marzo de 2020

Cómo el viaje de una tapita ayuda a el cuidado de los niños y al medio ambiente

Ubicado en el barrio de Parque Patricios, el Hospital “Prof. Dr. Juan P. Garrahan” es y ha sido durante años el principal centro gratuito de pediatría del país, atendiendo alrededor de 26 mil chicos por año mediante una inmensa estructura de más de 4000 profesionales. Además de cuidar y tratar pacientes de distintos grados de gravedad, aloja mediante la “Casa Garrahan” a niños (y sus madres) que residen lejos de la ciudad y deben someterse a tratamientos ambulatorios.

 

¿Pero, cómo funciona el hospital? Para brindar una atención sobresaliente y constante durante el año, el centro es financiado tanto por el Estado nacional como por el Gobierno de la Ciudad. Sin embargo, para poder seguir mejorando su infraestructura, la fundación creó además el "Programa de Reciclado y Medio Ambiente" con el objetivo de reciclar materiales de varios tipos. Los materiales se juntan a nivel nacional por medio de referentes voluntarios que se encargan de enviar lo recolectado al centro de reciclado de Buenos Aires, donde se clasifican, compactan y embalan para ser vendidos a distintos productores. El capital obtenido es destinado a la expansión de la Casa Garrahan, a la compra de equipos de salud del hospital, al desarrollo de becas hospitalarias, y muchas otras acciones que hacen que el hospital sea lo que es hoy. En otras palabras, se trata de una actividad que apoya a la salud de los niños mediante el cuidado del medio ambiente; mejor imposible.

programa-reciclado-garrahan.png
ipcIAqwk.jpg

El viaje de una tapita

WhatsApp Image 2020-02-17 at 10.00.12 AM

Para comprender mejor este programa debemos trasladarnos a la vivienda de Luis, quien reside a 3000 km de Buenos Aires, específicamente en la ciudad de Ushuaia. Aquí todo comienza con su decisión de no tirar la botella que acaba de vaciar en su almuerzo, y en cambio tomarse unos segundos para destaparla, depositarla en las campanas de reciclado y luego guardar su tapa en un recipiente aparte. Esta tapita comenzará su viaje en soledad, pero a medida que las semanas pasen y las botellas se acumulen, empezará a juntarse con compañeras de distintos colores que cumplen un mismo propósito: reunirse en los cuatro cuarteles de Bomberos de la ciudad.

Cuatro veces al año, se realizan aquí jornadas de recolección de materiales reciclables las cuales son coordinadas por la referente voluntaria Viviana Remy, quien ha apoyado al programa desde hace 13 años. Aquí, Luis, quien ahora ha formado una familia de más de 100 tapitas, decide entregarla a los asistentes quienes se encargarán de recibir los miles de materiales que llegan cada año: tapitas, papeles, llaves de bronce, latitas de aluminio, CDs/DVDs y placas radiográficas. Los mismos son separados en grupos de un mismo tipo, empaquetados y enviados, tanto vía marítima como terrestre, hasta el depósito de reciclado y medio ambiente de la Fundación Garrahan, donde la primer tapita de Luis, los papeles mal impresos de una agencia de viajes y los CDs viejos de una tienda de computación hacen su última parada antes de ser transformados para el beneficio de la industria.

 

Es una labor maravillosa, que comienza con quienes deciden dar un alivio a la contaminación del medio ambiente al no acumular bolsas innecesarias de basura, continua con un equipo de voluntarios que trabaja de manera incesante para que los materiales lleguen de manera eficiente a las manos correctas y dirigida por un sinfín de donaciones externas, desde quienes aportan los contenedores para el envío, los operadores logísticos que asisten en la carga de los materiales, los despachantes que superan las fronteras  y las empresas de transporte que realizan los extensos viajes hasta Buenos Aires. 

 

Desde Arbue, no solo nos hemos comprometido en el programa de empresas de reciclado de papel y tapitas de plástico, sino que también brindamos en Ushuaia un servicio gratuito de estiba para la carga de contenedores del programa, los cuales viajan a Buenos Aires a través de los buques de Patagonia Shipping Lines. Creemos que al final del día se trata de eso, poder aportar nuestra propia tapita.